NECESIDAD Y DEBILIDAD SON SINONIMOS

La necesidad no es atributo, sino una falla o un vicio. De hecho, en un momento dado, la debilidad y la necesidad son sinónimos. Confesarse necesitado o débil es correr el riesgo de perder la autoestima y de recibir el desprecio de los demás. El que anuncia su necesidad es débil; no tiene estímulos poderosos de dentro, ni amor, ni creatividad. Y en otro momento, la debilidad se puede convertir en malevolencia y confusión. Todo lo que no surja de un poder interno mental, vuelve débil a las personas y las propele a que busquen metas y objetivos decadentes, que las hacen necesitar más y más. Las necesidades se vuelven insaciables y kilométricas en las personas débiles.

EL CONOCIMIENTO PROPIO ES LA CLAVE DE TODO

El conocimiento propio es la clave de todo, es lo que puede hacer avanzar al hombre y se palpa en las interrelaciones humanas. El conocimiento propio consiste en comprender las reacciones a las que se está acostumbrado de forma mecánica, conocer las influencias a las que uno ha estado sometido desde el nacimiento. La persona que tiene conocimiento de sí misma no piensa; actúa; pensamiento y acción le son unidos. La revolución mental no posee plazos. Tiene que ser ahora, en el presente imperativo, para lograr el conocimiento propio, o de lo contrario surge la autodestrucción. El tiempo no soluciona nada; solamente logra despistar los problemas que pretendemos eludir.