Nació en el Distrito Federal el 9de octubre de 1965, creció en Santa María Rayón en el Estado de México, y saltó a los escenarios internacionales en 1998, al ganar el prestigiado Medio Maratón San Blas, en Puerto Rico.

Cerón se convirtió en la figura dominante en el circuito de carreras de Estados Unidos, a donde era invitado a competir con frecuencia, ganando carreras tan competitivas como la Cascade Run-off 15k, en Portland, y la Peachtree Road Race 10k en Atlanta.

Dionisio registró cronometrajes inferiores a 2h 09´ en maratón durante cinco años consecutivos, de 1992 a 1996, y la revista Track and Field News lo designó el mejor maratonista del mundo en 1993 y 1994.

Los logros atléticos de Dionisio Cerón son muchos y sería largo enumerarlos, pero la mención de cuatro de sus principales hazañas atléticas permite poner en perspectiva el nivel que alcanzó en los escenarios internacionales. Estas son dichas hazañas:

1.- Record mundial de medio maratón. En 1990 Dionisio gano el medio maratón Philadelphia Distance Run, en Estados Unidos, con un tiempo de 1h 00´46´´, que en ese momento fue el record mundial de esa distancia. Ese hecho llamó poderosamente la atención de la comunidad atlética internacional, que identifico al fondista mexicano al más alto nivel competitivo del mundo. Para romper el record mundial de medio maratón hace falta un singular talento atlético. Para muestra de ello basta decir que los sucesores de Dionisio en la lista de los poseedores de ese record mundial son los kenianos Moses Tanui y Paul Tergat, además del etíope Haile Gebreselassie. El actual poseedor del record mundial de medio maratón es el keniano Samuel Wanjiru.

2.- Medalla de plata en maratón en los Campeonatos Mundiales de Atletismo de Gotemburgo, Suecia, en 1995. Los Campeonatos Mundiales de Atletismo que organiza bianualmente la Asociación Internacional de Federaciones Atléticas, IAAF, es el segundo evento atlético más importante del mundo, solo superado en participación y difusión por los Juegos Olímpicos. Cerón gano la medalla de la Copa Mundial de esos campeonatos, trayendo a México la presea más importante que ha recibido nuestro país en un maratón de representación mundial.

3.- El cronometraje más rápido del mundo en maratón, en el año 1993. Uno de los resultados menos recordados de los que logro Dionisio es probablemente su triunfo en el Maratón de Fukuoka, donde gano con un tiempo de 2h 08´51´´, que tuvo un significado de particular importancia: fue el cronometraje más rápido registrado en maratón en el mundo en ese año. Ningún otro corredor en el mundo entero corrió un maratón más rápido que Dionisio Cerón en 1993.

4.- Triple ganador del Maratón de Londres. Los años de 1994, 1995 y 1996 tuvieron especial importancia para Cerón a nivel mundial. El mexiquense gano el Maratón de Londres en esas tres ediciones de manera consecutiva, un hecho inédito en la historia de ese prestigioso maratón. En 1995, cuando defendió su cetro por primera vez en Londres, tuvo uno de los mayores retos de su carrera y debió demostrar paciencia y coraje para salir adelante. “El portugués Antonio Pinto se me escapo, pero pensé que no iba a aguantar el ritmo; yo estaba 65 segundos atrás y saqué en cuenta que a menos de dos kilómetros podría rebasarlo. Entonces gane con 2:08.30 horas, el mejor tiempo de mi vida”, comentó Cerón, quien logro de esa manera el mejor cronometraje registrado por un corredor mexicano en un maratón que cumpla los requisitos de la IAAF para tener validez para record.

Cuestionado acerca de cuál de esos cuatro resultados es el que más significa para él, respondió de manera instantánea, casi automática: “Ninguno de los cuatro, mi participación que más recuerdo, la más significativa para mí fue la que tuve en el maratón de Barcelona, en 1992”.

Corriendo a 31 grados centígrados y con una humedad relativa superior al 80 %, Dionisio se desplomó y perdió el conocimiento a la altura del kilómetro 35 de ese maratón olímpico, a consecuencia de un golpe de calor que lo mantuvo privado de sus sentidos durante casi 10 minutos.

El calor de Cataluña le impidió al mexiquense dar a México la medalla olímpica de maratón para la que era marcado como el más fuerte favorito en esa edición; una medalla que hasta ahora se le ha negado a nuestro país.

Dionisio Cerón dejó todo en el maratón olímpico de Barcelona, y de esa entrega se deriva la importancia que ese desempeño tuvo para consigo mismo. Curiosamente, ese hecho evoca de manera casi mítica la hazaña de Filípides, quien muy probablemente murió a causa del calor, convirtiéndose en el vivo ejemplo del esfuerzo, el sacrificio y la mística del maratón.

Hay que reconocer el ejemplo y la fuente de inspiración que este singular atleta ha dejado a la comunidad atlética mexicana.