A menudo, mucha gente suele preguntarse cuánto y con qué intensidad deben entrenar. La manera más sencilla de determinarlo es escuchando a su propio cuerpo. El entrenamiento basado en la Frecuencia Cardíaca te facilita directrices claras acerca de cómo entrenar, con la finalidad de alcanzar tus metas en función de tu Frecuencia Cardíaca personal y su variabilidad. Aunque existen muchos factores subjetivos que te permiten saber la condición de tu propio cuerpo durante la realización de ejercicio (como por ejemplo el esfuerzo percibido, la respiración y las sensaciones físicas), ninguno de ellos es una fuente fiable para la medición de tu Frecuencia Cardíaca.

La medición precisa de la intensidad del ejercicio, el nivel de recuperación y la progresión a largo plazo que te proporciona la Frecuencia Cardíaca es una ventana que te permite evaluar con claridad tu propia condición física. Cada persona reacciona de manera diferente al esfuerzo físico, dependiendo del tamaño del corazón, el nivel de su condición física, sus aptitudes y los cambios diarios en el nivel del estrés. Esto puede observarse en la variabilidad de la Frecuencia Cardíaca, la cual mide las variaciones en el tiempo entre latidos sucesivos del corazón. A diferencia de lo que, erróneamente, suele pensarse, el corazón no late con la misma regularidad que un reloj. Al contrario. Cuanto más sano sea el corazón, mejor se adaptará a diferentes situaciones y circunstancias cambiables. Los pulsómetros Polar son capaces de detectar estos ligeros cambios en la variabilidad de la Frecuencia Cardíaca a través de la medición de intervalos de latidos en milisegundos.

Con un entrenamiento periódico, el músculo del corazón se fortalece, lo que hace que no tenga que contraerse tan a menudo y, por lo tanto, no se experimente un descenso de la Frecuencia Cardíaca (tanto durante el ejercicio como durante los períodos de reposo) ni un incremento de la variabilidad de la Frecuencia Cardíaca, lo que es signo de una buena condición física y de un corazón saludable. Polar ha introducido un número de funciones basadas en la Frecuencia Cardíaca y en su variabilidad que asesoran a los atletas y a las personas activas guiando sus entrenamientos y proporcionándoles herramientas que les permiten realizar un seguimiento de su entrenamiento. De esta manera, el control de la Frecuencia Cardíaca te permite ajustar el programa de entrenamiento de forma precisa, lo que te ayudará a variar tu entrenamiento en función de tu nivel de condición física y las metas que desees alcanzar a través del entrenamiento.

Artículo en http://www.polar.com.mx/mx-es/entrena_con_polar/articulos_entrenamiento/empezar/introduccion_al_entrenamiento_basado_en_la_frecuencia_cardiaca