En la ausencia y el silencio yace: los negros cabellos hirsutos delinean el macilento rostro, en el que se erige una nariz aguileña. Unas orejas afiladas se asoman y se adhieren a su figura momificada, para delatar su misterio y hermetismo. Este  ser ha sido objeto de leyendas, casi siempre absurdas: Mortiis es un elfo que ha existido entre la boscosidad hechizada de las montañas escandinavas. Celebraba orgías con lobos. Libaba sangre de vírgenes. Lo cierto, es que Mortiis es un artista pagano, envuelto de un aura enigmática, cuyas melodías son densamente oscuras y alejadas de toda ligereza.

Michael Moorcock nació en Notodden, Noruega, en 1975. Mortiis fue el nombre que adoptó al ser bajista de Emperor, banda surgida en 1992, distinguida por ser una alineación absolutamente violenta, maligna y oscura. En esta alineación él fue elemento fundamental para el origen del sonido épico-vikingo, cuya característica era la mezcla del agresivo y caótico black metal con persistentes armonías del sintetizador, creando así la base de lo que años después imperaría en ese género oscuro de la década de los noventa. A pesar de su trascendente creatividad sonora, fue efímera la estancia de Mortiis en Emperor.

Imprevistamente, Mortiis abandonó a Emperor en 1993, para realizar un proyecto de solista. Se marchó a Halmstad, Suecia, donde formó su propio sello, Dark Dungeon. Pronto apareció The songs of a Long Forgotten Ghost (1993), más conocido como Fodt Til A Herske. Distanciándose de la música emperoriana que tendía a las guitarras, Mortiis enfatizó más en los instrumentos electrónicos, para construir atmósferas depresivas, lúgubres y sombrías, inclinadas al gothic y al doom. El álbum lo constituyen sólo dos largas y fúnebres melodías que evocan y provocan palpar la eternidad.

Había surgido un  nuevo estilo musical: el dark simphonie, dark ambient o dark funeral, mismo que Mortiis compartiría con Desiderii Marquinis.

Anden Som Gjorde Opprör aparecio en 1994. Contenía dos largas piezas que se distanciaban del Fodt Til A Herske. La música electrónica surgía esplendorosa y más ágil, aproximándose a las Sacred Symphonies de Constance Demby y Mike Oldfield. Y al igual que en su primer disco, colaboró en proyectos alternos. Así participó en el álbum Selvmord con Vond, una banda de sonido industrial. Keiser av en Dimensjon Ukjent o Emperor of a Dimension Unknown nació en 1995, al tiempo que su proyecto alterno en esa ocasión, Fata Morgana, sacó un álbum homónimo.

Crypt of the Wizard recopiló, en 1996, una serie de cinco EP de edición limitada. Son reminiscencias de los sonidos de la música cósmica de la década de los setenta. Al año siguiente surgió Cinticele Diavolui, otro proyecto lateral más ligero. El tiempo que siguió Mortiis se ausentó de los estudios de grabación, debido principalmente a convenios con sellos discográficos.

Hasta ese periodo sus creaciones poseían la solemnidad sinfónica de Klaus Schulze y el éxtasis del ambiente esplendoroso de Brian Eno en la música gótica.

Llegado 199 Mortiis puso fin a sus proyectos laterales y firmó con la disquera Earache, la cual prontamente editó The Stargate, disco que incluyó a la vocalista de Cradle of Filth, Sarah Jezebel Deva. En este álbum se manifiestan nuevos distintivos, al insertarse elementos de cuentos de hadas en su fría música electrónica, así como un cromatismo vocal en una colección de ocho composiciones cortas.

Tras diez años de construir sonidos lentos y melancólicos, Mortiis decidió transformarlos en toques electrónicos que remiten al dark wave inglés y a vestigios de bandas como Skinny Puppy, Nine Inch Nails y Sister of Mercy. The Smell of Rain es un álbum más asequible, sin perder la parte reflexiva y critica de Mortiis. “El disco confronta temas como la honestidad y el deterioro mental, con tal intensidad que pareciera que se entra a una depresión en la que simbólicamente se busca con tanta insistencia el mal que casi puede olerse”.

Muchos afirman que Mortiis ahora es comercial, pero él ha afirmado que “cada cosa que he grabado ha salido de mi corazón y ha respondido a distintas etapas de mi vida”. Su personalidad extravagante y grotesca fue influenciada ciertamente por Kiss, King Diamond y Alice Cooper, pero esta es la parte externa incrustada en su espíritu que es puramente sensible, introspectivo, analítico y critico, cuestionador de la sociedad y la existencia, lo que se expresa libremente en su arte musical y literario. En sí, al desnudar a Mortiis se evidenciará que tras la fealdad existe la belleza.