El fin de semana pasado tuvimos a bien emprender el camino hacia lo que era nuestra siguiente meta a cumplir, ser participes de la cuarta edición del Maratón Powerade en Monterrey Nuevo León. El viaje se programo desde inicios de año, y se confirmo la inscripción desde el 14 de noviembre, así que todo estaba listo. El entrenamiento estaba ya completado, para afrontar el reto. Cabe mencionar que por la intensa actividad que se venia dando, dudaba si podría lograr este objetivo. Pero ahí estábamos el viernes con la maleta llena de ilusiones.

Esta vez no se completo el autobús de la gente de Toluca, así que compartimos casi la mitad con la gente del Distrito Federal, de la compañía Helen Sport. Hicimos una parada intermedia en el paradero de Palmillas en Querétaro, y de ahí rumbo a Monterrey llegando aproximadamente a las 9:15 de la mañana, como no había todavía habitaciones desocupadas dejamos encargadas nuestras maletas y procedimos a entrar a desayunar en el restaurante del Hotel Howard Johnson en la Macro Plaza, después  salimos rumbo al Parque Fundidora para recoger nuestros paquetes y números en el Centro Internacional de Negocios CINTERMEX en el salón Europa.

Teníamos de las 10:00 a las 18:00 horas para hacer esto, y el ambiente que se vivía en el lugar era ya de fiesta, un preámbulo de lo que nos esperaría al día siguiente.Terminando de recoger los paquetes, salimos con rumbo a el hotel a hospedarnos ya de manera formal, darnos un baño y salir por la tarde a dar un recorrido por la Ciudad, para que en punto de las 6:45 de la tarde saliéramos otra vez rumbo al CINTERMEX para la cena de carbohidratos y a disfrutar el espectaculo de la Sonora Dinamita para corredores, patrocinadores e invitados especiales, previamente se había hecho entrega del Trofeo Filípides a Dionisio Cerón flamante tricampeón en la Maratón de Londres y participante en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992.  Nuestra cena estuvo compuesta por una ensalada de lechuga, pasta, una papa horneada con jamón y crema, una coca cola y para los que apetecieran cerveza sol cero. Claro no se desaprovecho para tomarse la foto de recuerdo con este flamante campeón y brillante maratonista de México, acompañado de toda la flota del Estado de México

DSC01841 

Al día siguiente en punto de las 5:00 de la mañana nos levantamos y empezamos el ritual, colocar el número a la playera, ponerse el short a utilizar, untarse el iodex, colocar el chip en el tenis, ponerse la playera, el pants, colocar el resto de cosas en el morral, empezar a hidratarse en esta ocasión fue Electrolite  y una vitamina Pharmaton  y de paso tirar el miedo, antes de salir del Hotel. A las 5:45 emprendíamos la salida rumbo al Parque Fundidora donde sería la salida y meta. Hacia mucho frio y en el Parque reinaba una calma alrededor de las 6:00 de la mañana, de pronto la neblina se hizo sentir al máximo, casi a una distancia de unos dos metros no se veía nada, y eso enfrío mas el lugar, yo no quería desvestirme, así que opte por caminar para no sentirlo y conservar el calor, muchos ya andaban con su vestimenta de corredor haciendo ejercicios de estiramiento y calentamiento. A las siete de la mañana ya había amanecido bien y casualmente la neblina se fue, dando lugar a el sol que empezaba a calentar y entonces si ya me despoje de mi ropa y empecé a calentar, después el resto de las cosas las deje en el guardarropa.

Tome el camino rumbo a la salida y ahí seguía con ejercicios de estiramiento, hasta las 7:30 de la mañana hora pactada para que se diera el inicio de la competencia, pero primero entonamos el Himno Nacional y luego se dio el disparo de salida. En ese momento se dejaban atrás todos los fantasmas que nos rondaron durante toda la semana previa dudas, miedo, inseguridad. Comenzaba el camino a lograr el objetivo, la salida fue algo lenta, pero recordaba que en un maratón los primeros 10 kilómetros son para calentar, así que apegado al plan de competencia los pase  con un tiempo de 57:35. Sólo que aquí es donde el destino me puso a prueba, sentir por primera vez en un maratón lo que es una lesión, empecé a sentir un dolor en la pantorrilla derecha , como pude aguante el dolor  y seguí corriendo de manera conservadora, pero en el kilometro 20 volví a sentir un fuerte dolor en el mismo lugar, solo que ahora era como una especie de calambre, se me endureció toda la pantorrilla, tenía ganas de gritar y llorar de dolor, pero me aguante, no por pena ni vergüenza de la gente y corredores que me verían sino por cuestión de orgullo, así los siguientes 500 metros le baje un poco el ritmo, cada paso que daba era un sufrimiento al grado de querer abandonar el recorrido, como pude lo aguante y poco a poco fue disminuyendo el dolor o tal vez mis anhelos de cruzar la meta hicieron que ya no lo sintiera, pase los 21 kilómetros con un tiempo de 1:55:51.

Dicen los que saben de esto que a partir de ahí es cuando apenas comienza la verdadera prueba de la Maratón, la estrategia era pasar bien este  kilometraje y volver a recurrir a la vitamina por que no había comprado el famoso gel de glucosa, siguiendo un paso conservador los 30 kilómetros los pase en 2:40:01, ya solo me faltaban 12 kilómetros así que empecé a hacer cuentas y concluí que podía lograr un buen crono, así me decidí y empecé a correr más rápido aun a pesar del dolor. En esos momentos ya nadie me aguanto el paso, todos iban ya cansados, yo me sentía a gusto rebasando corredores, hasta el kilometro 36 uno me alcanzo y me dejo, me saco 20 metros aproximadamente de distancia, sentí que no le aguantaría el paso,  estaba mi cuerpo ya con mucha agua y powerade, entonces opte por dejar pasar dos puestos de abastecimiento sin hidratarme para aligerar el peso corporal y poder alcanzar a este corredor. 

Entramos en el Parque había una subida que me hizo recordar el trayecto de la Maratón de la Ciudad de México, pero solo faltaban dos kilómetros, el resto era plano, alcance al corredor en el kilometro 41 y nos fuimos codo a codo, ninguno quería ceder, el se veía más entero que yo, pero  se empezó a quedar y de ahí me enfile hacia la meta, ya no me aguanto el paso. La meta la cruce con un tiempo de 3:33:57, no lo podía creer con lesión, le pude bajar 4 minutos a mi mejor marca que era de 3:38:57 en San Luis Potosí en el Maratón Tangamanga en junio de este año.

Después de cruzar la meta seguimos el recorrido, entregue mi chip, me dieron una botella de agua, una de powerade, fruta, el almuerzo post maratón, la medalla y me dispuse a sentarme a almorzar, terminado esto seguí caminado para no enfriarme. Me fui al guardarropa y saque mi morral me cambie, el objetivo se había cumplido.

Durante el trayecto hubo 18 puestos de abastecimiento, cada uno muy bien atendido, había porra durante casi todo el recorrido, grupos musicales de todo tipo de genero, porristas de escuelas, niños con sus mamas dando agua, dulces, chocolates, plátanos, naranjas, coca cola. A todos ellos muchas GRACIAS por su excelente trato. También infinitas gracias a todos los voluntarios que estuvieron en la zona de recuperación.

El recorrido abarco las siguientes Avenidas: Constitución, San Jerónimo, Calzada San Pedro, Fundadores, Rufino Tamayo, Lázaro Cárdenas, Prolongación Vasconcelos, Calzada del Valle. En todas ellas los policías y personal de la Embotelladora ARCA hicieron muy bien su trabajo cuidar la integridad del corredor de los autos que circulaban, gracias por su trabajo.

Si hay algo que nunca olvidare, es el hecho de ante la necesidad de orinar tener que hacerlo justo en un edificio del Gobierno de Nuevo León, el que esta enfrente del Teatro de la Ciudad, y en presencia de un policía, pero ni modo ya no aguantaba. Esto no es algo de lo que se pueda presumir pero queda como anécdota.

A la par del Maratón  hubo un mini maratón de 4.2 kilómetros a las 8:30 de la mañana y el evento en general se cerro a las 14:00 horas, para ese entonces yo ya me había acabo de bañar y me alistaba a dejar el hotel. Nuestro regreso estaba programado a las 15:00 horas.

¡FELICITACIONES! enormes a todos los corredores que cruzaron la meta.

Nos vemos en el siguiente Maratón posiblemente sea el del Grupo LALA en marzo del 2010.