El pasado domingo 27 de septiembre del año en curso nos dimos cita más de 5000 corredores en el Zócalo Capitalino para ser parte de la historia del XXVII Maratón Internacional de la Ciudad de México. Todos los ahí presentes estábamos reunidos para cumplir una meta, un sueño, un objetivo, cualquiera que fuera el pretexto servía para aferrarnos a comenzar la aventura de correr un maratón.

Y así fue en punto de las 8:15 de la mañana se dio el disparo de salida en la Plaza de la Constitución para la rama varonil, previamente la rama femenil había tenido su salida a las 7:45 de la mañana. El ambiente que se vive en este tipo de eventos es impresionante, todos los que hemos vivido una experiencia de este tipo, nos llena de alegría ser parte del mismo. El escuchar en la línea de salida los gritos, aplausos, porras, ver carteles de apoyo, las cámaras de televisión, pantallas, helicópteros, hacen que a uno se le ponga la piel chinita.

El recorrido como viene siendo costumbre no fue el mismo del año pasado, hubo cambios, pero aun así desde mi punto de vista es espectacular correr por Eje Central, Versalles, Reforma, Bosque de Chapultepec, Avenida Revolución, Avenida Churubusco, Avenida Calzada de Tlalpan por mencionar algunas que tuvo el recorrido. Es impactante ver a mas de 5000 locos tomando por asalto las calles de una ciudad que es considerada peligrosa y violenta, pero que con este tipo de acciones los ciudadanos demostramos que podemos vivir y convivir de manera tranquila y en paz.

Esta vez me toco por primera vez sufrir un maratón, el pensamiento de abandonar la competencia me invadió a partir del kilometro 36, por que ya no aguantaba las piernas, no podía ya levantarlas, los puentes a desnivel me cobraron factura, equivoque la estrategia, corrí muy rápido los primeros 21, llegue como pude y no me da vergüenza decirlo, tuve que soportar la humedad, el dolor, el cansancio, el sol, la deshidratación. En los momentos de desesperación lo que me saco a flote fue el pensar en mi familia, amigos, en la gente que confía en mi, en los que sabían a lo que me enfrentaría, simplemente no les podía fallar. todos ellos me dieron fuerza y juntos cruzamos la meta en un tiempo de 3:43.

por otra parte millones de gracias a todas la personas que al igual que nosotros se dieron cita en las calles para ver y apoyar a todos sin excepción. Millones de gracias a los que nos daban aliento desde sus casas, desde sus ventanas, en las banquetas, en sus autos, en los comercios, nunca falto en todo el recorrido el clásico “SI SE PUEDE” “YA FALTA POCO”. Millones de gracias a la gente que muy amablemente nos brindo agua, electrolitos, naranjas, plátanos, dulces, chocolates, coca-cola, vaselina.

Millones de gracias a todos los voluntarios que estuvieron en los puestos de abastecimiento brindándonos agua y gatorade,  a las abuelitas que estuvieron repartiendo las esponjas para quitarnos el sudor de la frente.

Millones de gracias a sports-promotions, asdeporte, Ávila sports, delcorredor.com,  general sports marketing, meta promociones deportivas, que se esforzaron lo más que pudieron para darle en la madre al evento, desde la entrega de paquetes, como en el soberano desmadre que armaron en el guardarropa, pero aun con todo lo que hacen no nos quitan la ilusión de correr el próximo año. Sinceramente se extraña la organización de emoción deportiva ellos si saben organizar este tipo de eventos, mis respetos para la empresa, eso se vio desde el año pasado.

Un agradecimiento especial Martín Mondragón Ávila por el presente que tuvo a bien darnos, pero sobre todo por el mensaje ”Lo que hace grande a un corredor es su decisión para estar detrás de la línea de salida” ¡Tú lo decidiste! ¡Eres grande! Felicidades.

Una felicitación enorme y un gran aplauso a todos los corredores que cruzaron la meta, el simple hecho de hacerlo nos convierte en ganadores. Por que nos demostramos que tenemos una gran fuerza y poder mental y físico para terminar esta extenuante, desgastante y demandante prueba de los 42 195 metros mejor conocida como la Maratón.

¡¡¡¡¡FELICIDADES CORREDORES!!!!!

NOS VEMOS EN EL SIGUIENTE MARATÓN